Historia de la Trova

La trova es para muchos una muestra de ingenio, de hombres fuera de serie, de individuos superdotados (sólo mentalmente porque en ropa interior, generalmente todos somos talla “S”) pero para los que no sabemos hacer nada, o casi nada, resultamos metidos en la trova y lo peor, aferrados a ella, cual náufrago en medio de un tsunami con una tabla y sin poderse soltar de ella.
 

La trova no es sino una ilación de ideas que tengan un sentido lógico y que rimen, pero para el público amante de la trova, el verseador, trovador, juglar, trovero o rapsoda; es un ser del otro mundo sólo por pararse en un escenario a improvisar… (pero si por improvisar se eligieran los reyes, sin duda alguna, declarados fuera de concurso, estarían los políticos colombianos).
 

Desde la época de Jesucristo existe la trova, fue famosa aquella tanda en la que el propio Jesús en la última cena, aprovechando que estaban con dos días festivos, pues era semana santa y antes que declararan la ley seca, se refirió a sus discípulos:


 


 


Vosotros me acompañásteis,
siempre lo he reconocido;
Más Judas cual congresista,
Fue el autor de los torcidos...

Testigos sois que este tipo,
de una manera muy vil,
Me vendió sin cobrar IVA...
y sin el cuatro por mil.


Menos mal que a Jesucristo le dio por inventar la trova… porque gracias a eso es que vivimos, así muchos empresarios nos quieran crucificar al momento de remunerarnos.

 

Trova Canequiada


Trova Pandemia


Matrimonio entre Gays


Trova Sencilla


Trova Llanera


Campesina


Trova Tropical


Trova Coja